Tips sobre cómo vender tu piso rápido

Los particulares suelen tardar alrededor de 3-9 meses en lograr vender un inmueble; sin embargo, el mantener una propiedad en venta durante todo este tiempo suele repercutir de forma y negativa sobre el precio final de la venta.

Por eso, si deseas poder vender piso rápido, debes saber que existen ciertos tips sobre cómo venderlo y que deberías poner en práctica para conseguirlo.

Trucos que te ayudarán a vender un piso con rapidez

A continuación te mostraremos algunos tips que deberías tomar en cuenta para lograr vender tu piso rápido, los cuales podrías considerar para conseguir cautivar a las personas interesadas en tu propiedad:

Si vives dentro del piso que deseas vender, será importante que comiences por dejar en su interior únicamente las cosas indispensables. En caso de no contar con algún espacio donde puedas almacenar tus cosas, una opción sería que contrates un espacio para guardarlos.

Ten presente que es preciso que tu inmueble siempre debe estar siempre ordenado, de lo contrario es posible que los compradores terminen pensando que no cuenta con espacio suficiente de almacenaje, y/o que se trata de una vivienda un poco incómoda.

Si bien mantener varios muebles en tu piso ayudará a que los compradores puedan tener una mejor idea de su tamaño real, lo cierto es que dejar muchos de ellos podría terminar causando el efecto contrario, por lo que los interesados en la compra podrían pensar que el inmueble tiene menores dimensiones de las que en realidad posee.

Toma en cuenta las mesas, camas y armarios antiguos, ya que por lo general suelen causar que las estancias luzcan considerablemente más pequeñas y oscuras.

En caso de contar con un trastero, debes cerciorarte que el mismo se mantenga despejado siempre, de modo que los compradores puedan percibirlo como un espacio amplio.

Mientras más despersonalices el piso, mejor será, por lo que conviene que guardes las fotografías, cuadros y/o pósters, sobre todo si hacen alusión a ideologías religiosas o políticas.

Agrega una decoración atractiva con plantas, colores neutros o velas (pero mantenlas apagadas al no encontrarte cerca para controlarlas). En caso de no saber cómo comenzar, no olvides que existen profesionales especializados en “home staging” (maquillaje de casas), los cuales podrían ayudarte a condicionar tu piso para venderlo en menos tiempo, ya sea que gestiones la venta a través de una inmobiliaria o no.

Asegúrate también de ventilar los espacios y utilizar ambientadores, sobre todo si tienes mascotas y/o eres fumador.

De igual modo, también podría ser preciso que consideres la posibilidad de repintar tu inmueble, ten en cuenta que el hacerlo podría ayudarte de igual manera a deshacerte de los olores desagradables.

Apuesta por el uso de cortinas que tengan colores neutros y no olvides mantener las camas hechas en todo momento. Además, tendrás que asegurarte de limpiar profundamente cada rincón, de este modo lograras que los compradores puedan sentirse a gusto en todas las pareas del piso.

Asimismo, podrás tomar en cuenta la posibilidad de realizar algunos retoques a nivel estético y/o reparaciones pequeñas. También debes cerciorarte de revisar cada bombilla para garantizar que todo el piso pueda tener una apropiada iluminación.

De igual manera, si la propiedad requiere algunas reparaciones, podría ser conveniente que solicites un presupuesto sobre la inversión necesaria para ejecutar las reformas necesarias y después comentárselo a los potenciales compradores.

Coloca una pequeña mesa con zumos/refrescos en alguna zona acogedora del inmueble donde los compradores potenciales tengan la oportunidad de sentarse a reflexionar después de realizar la visita. ¡Hazlos sentir como si estuvieran en su hogar!

Cuando todo se encuentre en orden, no dudes en sacar buenas fotografías del piso, sobre todo en los momentos donde exista más luz. Echa varias y después escoge las que queden mejor para presentarlas a los posibles compradores.

Realiza un listado con los aspectos positivos que tiene el piso que deseas vender y después explícaselas a quienes acudan a verlo, e incluso si llegarán a decir algunas cosas negativas del inmueble a lo largo de la visita, lo recomendable será que evites enfadarte y te enfoques en explicarles las cosas positivas que posee.

Asegúrate de establecer un precio de venta realista. Para esto, podrías comparar frente a otros pisos alrededor de tu zona (esos que sabes que han sido vendidos, dejando a un lado los que tienen más de 12 meses dentro del mercado).

También sería recomendable que dejes un poco de margen para lograr realizar alguna pequeña rebaja en caso de que los compradores deseen negociar.

Ten en cuenta que se suele decir que si tras las primeras semanas más de 20 personas no se interesan en conocer un inmueble en venta, probablemente significa que te equivocaste con el precio.

Al publicar anuncios de venta a través de diversos canales, asegúrate de que el precio sea igual en cada uno de ellos, sino podrías terminar causando desconfianza en las personas interesadas.

En caso de compartir tu piso con otras personas, asegúrate de que al momento de mostrarlo a los compradores se encuentre vacío, y solo esté el responsable de la venta. Esto implica evitar igualmente la presencia de mascotas durante las visitas.

Apuesta por mostrar la propiedad durante las horas con más luz en el día, de preferencia por las mañanas, y muéstralo incluso en fines de semana, evita perder la oportunidad de venderlo a causa de la pereza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.